FUTUREAMOS

La moda vestirá prendas sustentables y de segunda mano

La elaboración de prendas sustentables, terminaría con las más de 60 millones de toneladas de telas que son utilizadas anualmente para fabricar ropa.

Los datos acerca de cuánto daño ambiental produce la industria de la moda en sus primeras etapas están incompletos o en muchos casos no existen dada la gran cantidad de entidades que operan en la cadena de valor. Sin embargo, la consultora estratégica global McKinsey & Company indicó en 2019 que, hacia las últimas etapas, la industria de la moda es responsable de la producción de 2.100 millones de toneladas de CO2 y del 4% de las emisiones globales de GEI.

A causa de estas cifras, la sustentabilidad está comenzando a impregnar todas las áreas de nuestras vidas y la moda no ha sido la excepción; el mundo les demanda a fabricantes y operadores de este sector construir una cadena de suministro de prendas sustentables confeccionadas con materiales reciclables y seguros, limpios y con menos energía, fabricación de circuito cerrado, así como la creación de empleos justos.

prendas sustentables

Por otro lado,  según la Fundación Ellen MacArthur, si una prenda de ropa se usa el doble de la cantidad promedio de veces, habría un 44 % menos de emisiones de gases de efecto invernadero (GEI) a lo largo de su ciclo de vida, debido a la producción evitada (suponiendo que las operaciones de segunda mano consumen 10 veces menos energía que la requerida para la producción de ropa).

Del mismo modo, en 2017 la fundación destacó que de 2000 a 2015, la tasa global de utilización de prendas de vestir disminuyó un 36 %;tendencia que, aseguró,  ha sido impulsada por el fenómeno de la moda rápida o fast-fashion.

Sin embargo, Word Resources Institute (WRI)  explicó en su informe:

“Compras de segunda mano: Comprender el comportamiento del consumidor hacia la ropa usada en la India” que, en la actualidad, la industria de la moda presenta un riesgo de rentabilidad de alrededor del 3 por ciento para las empresas de moda para 2030 debido a la escasez de recursos y al aumento de los costos de los materiales, la mano de obra y la energía».

Las prendas sustentables serán beneficiarán al planeta

Asimismo, la organización señaló que los materiales de próxima generación tienen un papel vital que desempeñar como una intervención clave para reducir las emisiones, como se describe en el informe AII y WRI, así como ‘maximizar la eficiencia de los materiales’, ‘eliminar el carbón en la fabricación de materiales y productos’ y ‘cambiar a energía 100% renovable’.

Por ello, en los últimos años han surgido numerosas iniciativas como The Good Fashion Fund (GFF), el primer fondo de inversión enfocado únicamente en impulsar la implementación de soluciones innovadoras en la industria de la moda.

Empresas socialmente responsables

En la misma línea de objetivos, Coalición de ropa sostenible, SAC por sus siglas en inglés, desarrolló el Índice Higgaes un conjunto de herramientas que permite a las marcas, minoristas y fabricantes medir la sostenibilidad de la empresa y el producto.

El índice Higg tiene a su vez diversos índices incluido el MSI, el cual ayuda a las empresas a medir su impacto ambiental desde la materia prima hasta la tela terminada.  De acuerdo con SAC , los datos de MSI provienen de bases de datos de evaluación del ciclo de vida (LCA) y presentaciones de las propias empresas.

Aunado a esto, ha habido un crecimiento en el número de empresas en el sector de la confección que han establecido objetivos de cambio climático basados ​​en la science-based targets (SBT); una evaluación científica objetiva de lo que se requiere para reducir las emisiones mundiales de GEI a través de presupuestos de carbono adecuados.

En este sentido, se tiene registrado que en 2017, aproximadamente una docena de empresas de indumentaria  habían aprobado SBT o compromisos; este número ahora supera las 170 y abarca geografías y diversos tipos de empresas (marcas, fabricantes, proveedores de materiales, etc.).

Cadena de suministro

Si bien, en la actualidad, la industria de la moda tiene claros los caminos por los que tiene que transitar para conseguir dichos objetivos, GFF ha denunciado que hay una falta de capital disponible para escalar estas tecnologías dentro de la cadena de suministro.

Por otra parte, analistas también  han dejado en claro que es imperativo que la industria de la moda, una de las más contaminantes, se alinee con los estándares para comunicar datos sobre sus productos y negocios, de manera consistente, comparable y significativa, respaldada con datos verificados objetivos, que sean de fácil acceso. Del mismo modo, han puesto en la mesa la necesidad de reformular los contratos y acuerdos de compra para acelerar mejores prácticas, que se implementen las prácticas correctas para crear más igualdad, justicia social y proteger el bienestar de los trabajadores en la cadena de valor.

Descubre cuál será el futuro de la moda en este capítulo de nuestro podcast con Adriana Domínguez, CEO de una de las más reconocidas marcas de ropa, Adolfo Domínguez. ¡Deja tus comentarios sobre el tema!

RECOMENDAMOS

¡Suscríbete!

a nuestro newsletter

¡No te pierdas de nada! Suscríbete y recibirás lo último de Futureamos directamente en tu correo.